DIABETES (1a parte)

Hoy en día, gracias a los medicamentos de nuevas generaciones, la Diabetes no es una enfermedad que interfiera con un estilo de vida moderno, es decir, casi cualquier persona con una diabetes bien controlada es capaz de dedicarse profesionalmente a lo que quiera, es compatible con el deporte, con trabajos de esfuerzo, con puestos de responsabilidad e igualmente adaptable a cualquier etapa de la vida, sin ir más lejos, se puede continuar saliendo de fiesta o disfrutar de una buena cena, sin tener que preocuparse excesivamente de su repercusión simplemente aprendiendo a contar raciones de hidratos de carbono.

Características de diagnóstico

Estos síntomas son los más frecuentes antes de diagnosticar diabetes mellitus o de tratarla incorrectamente:

Los 3 más comunes son: Poliuria (necesidad de orinar más seguido), polidipsia (tener más sed) y polifagia (más hambre).

Otros síntomas pueden ser: Perdida de peso (debido a la incapacidad de almacenar la energía en las células), cansancio y fatiga, olor dulce en la orina (por la eliminación de glucosa), hormigueo o picor en las extremidades, irritabilidad, nauseas o vómitos.

Diagnóstico: Lo más correcto es medir la glucosa en plasma (una gota de sangre) en ayunas (al menos 8 horas sin comer), si el resultado es igual o mayor a 126mg/dl, se considera q es una persona diabetica. (Siempre es aconsejable repetir el test y confirmarlo con una analítica sanguínea).

Tipos de diabetes mellitus

Tipo 1: Auntoinmune DM1

Suele empezar en la juventud y se caracteriza por la falta de secreción de insulina por el páncreas (debido a la destrucción de las células encargadas de su producción, las células β) lo que hace indispensable para su tratamiento la inyección de insulina. Se suele diagnosticar alrededor de los 25 años.

Tipo 2: DM2

Este tipo de diabetes puede llegar a desarrollar en una DM1 sino se trata correctamente. Generalmente es debido a la resistencia a la insulina por las células del organismo y a su vez las células β aunque si que producen insulina, no es la suficiente. Normalmente se da en adultos y se relaciona con hábitos poco saludables, como pueden ser, obesidad, falta de ejercicio o una correcta alimentación.

Tipo: Diabetes gestacional

Aparece durante el embarazo (1 de cada 10), debe ser tratada para no causar daños en el feto, aunque normalmente con una buena alimentación y algo de ejercicio se controla. Es raro que persista después del parto puesto que el organismo de la madre deja de alimentar con su flujo sanguíneo al feto (lo que causaba la bajada de insulina). Suele pasar que el bebé de una madre con diabetes gestacional tiene un peso superior al habitual (alrededor de 4 kg) lo que puede desarrollar patologías en la edad adulta (algo que con un buen estilo de vida se puede intentar evitar).

Tratamiento

Con cualquier tratamiento de la diabetes el objetivo es el mismo, restaurar los valores de glucemia normales (entre 70 y 105mg/dl).

En este post no explicaré el tratamiento para la diabetes tipo 1, ya que es un tratamiento muy personalizado a cada paciente y bajo supervisión médica, puesto que se trata exclusivamente con insulina.

En el tratamiento para la DM2 la clave es dieta y ejercicio y si con esto no es posible controlar los valores de glucosa en sangre hay que recurrir a los antidiabeticos orales y otros medicamentos, únicamente recetados por el médico.

“Para el tratamiento basado en dieta y ejercicio colgaré un post esta semana para explicar con más dedicación y detalle el método de las raciones de hidratos de carbono, nada complicado pero largo de explicar y ya me esta quedando demasiado largo este post.”

Complicaciones de la diabetes

Si la diabetes no esta bien controlada existe el riesgo de tener otras patologías asociadas, como pueden ser:

  • Daño en los pequeños vasos sanguíneos, o nervios periféricos.
  • Pie diabético (heridas profundas por mala irrigación y que puntualmente pueden requerir la amputación).
  • Daño en la retina (perdida de visión).
  • Daño renal (Puede desencadenar en insuficiencia renal crónica).
  • Hepatitis por hígado graso.
  • Daño en los vasos sanguíneos grandes (infartos, neuropatías,…).
  • Coma diabético (por hiperglucemia)
  • Hipertensión arterial.

Para más información visitar las siguientes páginas web:

Anuncios

Acerca de rosaliapg

Diplomada en Nutrición y dietética, especialidad en nutrición infantil y geriátrica.
Esta entrada fue publicada en De todo, El nutritema y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s